Las víctimas eran conocidos abogados defensores de los derechos de campesinos indígenas.