Hay quien dice que la fusión entre dos compañías es como un matrimonio. Tiene que haber química y ambas partes deben estar dispuestas a ceder en beneficio de la pareja o empresa resultante. Si no, no funcionará.