La Abogada General del Tribunal de Justica de la Unión Europea considera que la regulación procesal español no protege al consumidor contra posibles cláusulas abusivas en el contrato hipotecario.