El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha dado instrucciones al jefe de su equipo legal, Baltasar Garzón, para que inicie las acciones legales que considere necesarias para reclamar “sus derechos y los de Wikileaks, que están siendo violentados tanto en los aspectos legales como en los financieros”.