Todo lo que ocurre en la Red queda registrado. Las cookies, que actúan como ficheros espía, dan cuenta de los hábitos del usuario, una práctica que la UE quiere limitar, aunque a costa de los negocios en la web.