Los abogados que representan a las estrellas de cine y a otros multimillonarios exigen unos honorarios muy elevados por conseguirles los mejores acuerdos.